Bilbao International Logo

BILBAO URBAN EVOLUTION

De una ciudad industrial a una ciudad de servicios y cultura. Bilbao es hoy uno de los mejores ejemplos de reconversión urbanística.

Descubre la evolución urbanística de la villa de una forma muy visual e intuitiva, a través de un recorrido histórico por las actuaciones más importantes llevadas a cabo.

Entrar

EN PROYECTO

La transformación de la Villa no es un proceso con un comienzo y un final, sino algo que continúa en el tiempo.

Conoce los proyectos que a buen seguro se convertirán en nuevos hitos que afianzarán a Bilbao como ciudad puntera en urbanismo y arquitectura.

Entrar

NUEVAS OBRAS

De un tiempo a esta parte, Bilbao se ha convertido en una ciudad de grandes estrenos urbanísticos y arquitectónicos.

Desde esta sección mostramos con todo lujo de detalle las nuevas actuaciones que se han llevado a cabo y que ya forman parte del Nuevo Bilbao.

Entrar

EDIFICIOS CON HISTORIA

Bilbao es una ciudad que lo ha dado todo por conservar gran parte de su historia.

La regeneración y conservación de gran parte de sus construcciones históricas es imprescindible para combinar, la nueva arquitectura, con la de los grandes artistas que años atrás nos acontecieron.

Entrar

ARQUITECTOS CON ESTRELLA

Grandes arquitectos internacionales han ido dejando modernas obras de arte en esta fascinante ciudad (muchos de ellos han sido reconocidos con el premio Pritzker, el galardón de mayor prestigio en Arquitectura), y otros tantos han reformado edificios clásicos de Bilbao.

Entrar

31/01/2011

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

B. ABANDO

A partir de su anexión a la Villa a finales del s. XIX, la antigua anteiglesia de Abando fue el ámbito en el que se desarrolló el “Ensanche” de la ciudad, saltando sobre la Ría desde el antiguo recinto histórico. La emergente burguesÌa establece las pautas en la ocupación de los nuevos solares y las edificaciones que sobre ellos se erigen. A la tipologÌa de viviendas se incorpora la nueva de oficinas, en edificaciones separadas a veces y otras conjuntas, que incide de manera acusada en la actividad arquitectónica. Además, la irrupción del racionalismo que tan buena acogida tuvo en Bilbao, acomodado y asimilado hasta el punto de llegar a hablarse de un “racionalismo bilbaíno”, va consiguiendo colmatar el distrito ocupando solares vacÌos o sustituyendo construcciones de baja densidad. Un tejido urbano compacto con un amplio conjunto de edificaciones de gran interés y un desarrollo urbanÌstico ordenado y armonioso. El desarrollo de Abandoibarra, al liberarse los espacios ocupados en tiempos de desarrollo industrial, está facilitando la integración con la Ría y a través de ella con el recinto histórico de la ciudad. IGLESIA DE SAN VICENTE

B1. IGLESIA DE SAN VICENTE

Iglesia erigida en el s. XII, muy probablemente sobre una primitiva ermita o iglesia del s. IX – anterior por lo tanto a la fundación de la Villa- por iniciativa del Señor de Ayala y Salcedo Don Garci Galíndez y su mujer Doña Alberta Sánchez. En 1559 se reconstruye un edificio de tres naves, con bóvedas y torre. Como consecuencia del Ensanche de Bilbao y los sitios carlistas, en el s. XIX se rehabilita la iglesia. La ampliación incluye -además de la sacristía y el pórtico- la casa cural (caserón bilbaíno de 1866 en la esquina de las calles San Vicente e Ibáñez de Bilbao sobre soportal de columnas, que oculta los contrafuertes y la portada tardogótica de los ss. XIII-XVI). La torre proyectada por José María Basterra reutiliza materiales de la antigua Casa Consistorial de la calle Ribera, mediante un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Parroquia, al ejecutarse los Jardines de Albia. El templo ha sido rehabilitado bajo la dirección del arquitecto Joseba Rementería. iglesia de la Residencia

B2. IGLESIA DE LA RESIDENCIA

La Compañía de Jesús había permanecido durante el s. XVII y parte del s. XVIII en relación con el templo de los Santos Juanes en la Plazuela de Santiago del Casco Viejo. A finales del s. XIX decide instalar su nueva Residencia, con Iglesia adjunta incluida, en el recién proyectado Ensanche de Bilbao. El arquitecto José María Basterra traza en 1887 los planos de la Residencia e Iglesia a construir en la Alameda de Urquijo. La residencia se concluye en 1888 y años más tarde finalizan las obras de la iglesia. A finales del s. XX se desmontaron los dos pináculos originales de las torres de la iglesia por el peligro de desprendimiento, ejecutándose también una limpieza de la fachada. Esa circunstancia ha dotado a la iglesia de una nueva perspectiva urbana desde la Gran Vía y Alameda de Urquijo. palacio chavarri

B3. PALACIO DE CHÁVARRI

Siguiendo la tendencia de las clases acomodadas de Bilbao Víctor Chávarri, Marqués de Triano, elige un privilegiado terreno en el Ensanche para su residencia familiar. En 1894 es una realidad el palacio proyectado por el arquitecto belga Paul Hankar y dirigido y ampliado por Anastasio de Anduiza para los hermanos Chávarri, activos ingenieros, partícipes en el desarrollo industrial y financiero de Bizkaia. Consta de zócalo de planta baja, tres alturas y última planta rematada en mansarda, con la fachada principal a la Plaza de Federico Moyúa, prolongándose hacia la calle Elcano y la Gran Vía. Imagen dinámica, con reminiscencias historicistas, modernistas y retazos de renacimiento flamenco dotan de personalidad a este edificio inspirado en el hotel Zegers-Regnard construido en Bruselas por Paul Hankar en 1888. La asimetría de sus fachadas, combinando piedras de distintos colores y con abundancia de formas quebradas, por una parte; y la variedad y originalidad de sus huecos, con ventanas, balcones, miradores, solanas y buhardillas, por otra, dotan al edificio de una personalidad que no pasa desapercibida. La reforma proyectada por el arquitecto Eugenio María Aguinaga entre 1943 y 1947 permitió transformar las dos viviendas iniciales en sede del Gobierno Civil. estación de la concordia

B4. ESTACIÓN DE LA CONCORDIA

La estación se inaugura en 1902, de acuerdo a los proyectos del ingeniero Valentín Gorbeña, de 1893, y el arquitecto Severino Achúcarro, que en 1898 diseña la solución de las fachadas, tratándolas como una gran escenografía perceptible desde la parte vieja de Bilbao. Es una singular muestra de feliz colaboración de ingeniería y arquitectura, síntesis, por otra parte, de la estación de tipología berlinesa, llamada “tipo isla”, y los cargaderos de las bocas de mina. La aportación arquitectónica de Severino Achúcarro permitió dar forma y expresión al contenido ferroviario de la estación, dotándola de un carácter urbano y monumental. La estructura metálica roblonada vista está presente tanto en el vestíbulo como en el conjunto de la edificación. Y una cubierta curva -rematada la cabecera en una rotonda- sustituye a las marquesinas que en la época del vapor cubrían las playas de las vías. El espacio de espera (poco habitual en la arquitectura ferroviaria) se configura como un mirador sobre el Bilbao antiguo, resuelto como una logia con columnas apoyadas sobre un basamento de piedra, que se remata con el edificio de oficinas. En claro contraste con ello, pero perfectamente integrado, la fachada del vestíbulo está resuelta en tres vanos, rematado el central por un tímpano semicircular metálico y de vidrio (rememorando los edificios vieneses de la época) y dos cuerpos laterales de piedra, en clara simetría. La estación ha sido sometida a sucesivas reformas.

Páginas: