Bilbao International Logo

ART CITY

La apuesta por el Arte está muy vinculada al cambio de modelo de desarrollo urbarno y económico de Bilbao. No sólo el Museo Guggenheim con capacidad para atraer las muestras más sofisticadas del arte contemporaneo, también el Museo de Bellas Artes que se ha renovado espectacularmente y la Fundación Bilbao Arte, estan impulsando programas para la producción y difusión del arte a todos los niveles.

Entrar

ARTE EN LA CALLE

Pasear por Bilbao es disfrutar de un auténtico museo al aire libre.

Artistas como Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Miquel Navarro, Manolo Valdés, Jeef Koons, Luis Borgoise, Vicente Larrea, etc. han dado rienda suelta a su creatividad y ofrecen una nueva dimensión a diversos espacios urbanos de la ciudad.

Entrar

MOBILIARIO URBANO

Bancos, papeleras, alcorques, luminarias, bolardos, paradas de autobus, señalética...

En esta sección iremos descubriendo los elementos urbanos que identifican la ciudad y que muchas veces pasan inadvertidos.

Entrar

BILBAO DESIGN

El concepto de diseño es muy amplio. Tanto, que en ocasiones la barrera con el arte u otras disciplinas artísticas es muy difusa.

Esta sección pretende ser un cajón de sastre con contenidos que tienen el diseño como leitmotiv.

Entrar

Bilbao Art District

Nace Bilbao Art District, una iniciativa conjunta de las galerías, museos y agentes artísticos más importantes de la ciudad, que cuenta con la participación, el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia.

Entrar

25/03/2014

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

El Museo de Reproducciones de Bilbao analiza este jueves los relieves del Coro de la Catedral de Florencia

Info: Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao

Los relieves del Coro de la Catedral de Florencia protagonizarán este jueves, 27 de marzo, a partir de las 18 horas, el ciclo “La obra en su contexto”, dedicado a conocer más a fondo las principales piezas de arte expuestas en el Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao, dependiente de la Diputación Foral de Bizkaia y del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao.

Dos paneles de los relieves del Coro de la Catedral de Florencia forman parte de la exposición “Vía Renacimiento. Florentzia Eskultura” que acoge el Museo de Reproducciones hasta el mes de abril.

Baccio Bandinelli es uno de los escultores más incomprendidos del siglo XVI. Debido a la biografía de Giorgio Vasari, siempre se le ha tenido por un imitador de Miguel Ángel. Vasari en su libro “Vida de los mejores arquitectos, pintores y escultores italianos, fuente primordial para el conocimiento de la historia del arte italiano, muestra cierto resentimiento hacia este artista florentino.

Bandinelli fue protegido de los Medici y, especialmente de Cosme I, quien tuvo una influencia decisiva en el encargo del coro de la Catedral. El trabajo consistía en sustituir el antiguo coro, proyectado por Brunelleschi en madera y que se encontraba en un importante estado de deterioro.

Bandinelli proyectó el nuevo coro y su decoración escultórica, en conexión con el Concilio de Trento, que se venía celebrando por aquellas fechas. Así, el programa iconográfico elegido por el artista se centraba en la representación de los temas que eran especial objeto de debate en el sínodo, es decir aquellos fundamentos del cristianismo negados por el protestantismo. El programa completo incluía una colosal figura de Cristo muerto, sostenido por un ángel, sobre él, Dios Padre. Tras éste, muestra las figuras que simbolizaban el pecado original –Adán y Eva-, flanqueando una representación del Árbol del Conocimiento, sobre el que se enroscaba una serpiente con cabeza humana. El conjunto se completaba con una serie de 88 relieves de profetas, filósofos y santos que simbolizaban el triunfo del Cristianismo en sustitución de paganismo y judaísmo.

A la muerte de Bandinelli, en 1560, el proyecto estaba aún inconcluso, aunque las figuras principales estaban terminadas, y fue su discípulo Bandini quien se hizo cargo de él. El coro permaneció instalado en la catedral hasta el año 1842, año en el que se desmanteló, trasladándose las esculturas a diferentes instituciones florentinas.