Bilbao International Logo

ART CITY

La apuesta por el Arte está muy vinculada al cambio de modelo de desarrollo urbarno y económico de Bilbao. No sólo el Museo Guggenheim con capacidad para atraer las muestras más sofisticadas del arte contemporaneo, también el Museo de Bellas Artes que se ha renovado espectacularmente y la Fundación Bilbao Arte, estan impulsando programas para la producción y difusión del arte a todos los niveles.

Entrar

ARTE EN LA CALLE

Pasear por Bilbao es disfrutar de un auténtico museo al aire libre.

Artistas como Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Miquel Navarro, Manolo Valdés, Jeef Koons, Luis Borgoise, Vicente Larrea, etc. han dado rienda suelta a su creatividad y ofrecen una nueva dimensión a diversos espacios urbanos de la ciudad.

Entrar

MOBILIARIO URBANO

Bancos, papeleras, alcorques, luminarias, bolardos, paradas de autobus, señalética...

En esta sección iremos descubriendo los elementos urbanos que identifican la ciudad y que muchas veces pasan inadvertidos.

Entrar

BILBAO DESIGN

El concepto de diseño es muy amplio. Tanto, que en ocasiones la barrera con el arte u otras disciplinas artísticas es muy difusa.

Esta sección pretende ser un cajón de sastre con contenidos que tienen el diseño como leitmotiv.

Entrar

Bilbao Art District

Nace Bilbao Art District, una iniciativa conjunta de las galerías, museos y agentes artísticos más importantes de la ciudad, que cuenta con la participación, el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia.

Entrar

24/04/2014

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

El Renacimiento florentino protagoniza la exposición temporal del Museo de Reproducciones

El Museo de Reproducciones prorroga la exposición sobre el renacimiento florentino hasta el 22 de junio

El Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao, dependiente de la Diputación Foral de Bizkaia y del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao, se adentra en uno de los momentos más fructíferos del arte europeo: el Renacimiento florentino, a través de la exposición temporal “Vía Renacimiento/Florentzia. Eskultura”. Apoyándose en los grandes escultores florentinos de los siglos XV y XVI, la muestra ofrecerá una visión de los cambios artísticos que trajo consigo el Renacimiento y que sentaron las bases de muchos de los aspectos del arte europeo posterior.

La muestra podrá visitarse hasta el 22 de junio de 2014. Las reproducciones del San Jorge de Donatello, los relieves de las Puertas del Paraíso de Ghiberti, el David del Verrocchio, las Cantorías de Donatello y Luca della Robbia o el Moisés de Miguel Ángel son algunas de las obras que se mostrarán. Los relieves de las Puertas del Paraíso, junto al relieve de la Cantoría de Donatello, el retrato de Niccolò da Uzzano y la Dama del ramillete son obras cedidas por el Museo Nacional de Escultura para esta exposición temporal.

La exposición reúne 21 reproducciones de obras que se encuentran repartidas por instituciones como el Museo de la Opera del Duomo, el Museo Nacional del Bargello, las Capillas Mediceas o el Museo del Louvre.

La nueva exposición del Museo de Reproducciones agrupa sus obras en torno al patrocinio artístico del primer renacimiento. En la Florencia del siglo XV, los patronos eran la base de la creación artística. Toda obra se elaboraba, bajo encargo, con una intención expresa. El arte proporcionaba al público referencias visuales de los valores que regían la sociedad, tanto los terrenales como los espirituales.

Los comitentes, responsables de los encargos, se involucraban enormemente en cada uno de los proyectos, especialmente en los más importantes. Ellos fijaban los temas, los formatos, los materiales y, en algunos casos, incluso el estilo y la forma. Se podría decir que muchos de ellos tuvieron un papel equiparable al de los grandes artistas en la creación del arte del Renacimiento.

Durante el siglo XV, unas pocas familias florentinas reunieron en sus manos la superioridad política y económica que posibilitaba la creación artística. Los más ricos se situaban a la cabeza de los gremios más pujantes. Esto les otorgaba la facultad de ostentar los principales cargos políticos y, consecuentemente, les convertía también en los más poderosos de la ciudad. Fueron estos pocos los protagonistas del panorama artístico del Renacimiento florentino.

El patronazgo artístico tenía dos vertientes, la pública y la privada, ambas encarnadas por las mimas personas. El patrocinio público se ejercía a través de las grandes instituciones de la ciudad; el gobierno, es decir, la Signoria y los gremios, llamados Artes. El privado quedó, directamente, en manos de los líderes de las familias florentinas más notables, como los Medici, los Strozzi o los Rucellai, los mismos que ostentaban los puestos más importantes del gobierno.

Los escultores florentinos, cuyas obras están reproducidas en la muestra son:

Bartolomeio “Baccio” Bandinelli (1493-1560): Escultor, pintor y dibujante florentino. Fue protegido de la familia Medici. Su escultura más célebre es Hércules y Caco (acabada en 1534 y colocada en Florencia en la Piazza della Signoria) realizada para hacer pareja con el David de Miguel Ángel.

Desiderio de Settignano (1430-1464): Escultor florentino que siguió el estilo de Donatello de la década de 1430, al que supo imprimir mayor delicadeza y finura. Su obra más importante fue la tumba del humanista y canciller florentino Gregorio Marsuppini en la iglesia de Santa Croce.

Donato di Niccolò, Donatello (1386-1466):
Escultor florentino. Fue el más grande escultor europeo del siglo XV y formó parte del notable grupo de artistas que creó el lenguaje renacentista en Florencia. Entre 1404 y 1407 trabajó como ayudante de Ghiberti, aunque Donatello desarrollaría un estilo totalmente distinto a la elegancia gótica de su maestro. Trabajó en las obras más importantes que se comisionaron en la Florencia de la época.

Giovanni Bologna o Jean Bologne; Giambologna (1529-1608):
Escultor italiano, nacido en Flandes. Fue el mayor escultor del período manierista y durante aproximadamente dos siglos, su fama sólo fue superada por la de Miguel Ángel. Tras su aprendizaje en Flandes, marchó a Italia y se instaló en Florencia, donde residió toda su vida. Sin embargo, la obra que más fama le proporcionó la realizo para la ciudad de Bolonia.

Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564):
Miguel Ángel Buonarroti ocupa un lugar de honor entre los artistas de todos los tiempos. Escultor, pintor, arquitecto y poeta, se consideró a sí mismo escultor por encima de todo. Sus creaciones han llegado a nuestros días como auténticas obras maestras del arte universal.

Lucca Della Robbia (1399-1482): Escultor florentino. Fue el miembro más famoso de una familia de artistas. Se desconoce la información relativa a su época de formación y ya era un artista maduro cuando realizó su primera obra documentada, la Cantoría de la Catedral de Florencia. Se hizo célebre por la creación de esculturas en terracota vidriada y policromada.

Andrea di Cione, Verrochio (1435-1488):
Escultor, pintor y orfebre florentino. Fue uno de los artistas italianos más destacados de su época. Parece que estudió en el taller de Donatello, pero su principal formación fue como orfebre. Como escultor, trabajó, sobre todo, en bronce. Sus obras más famosas son el David y la estatua ecuestre del Condotiero Colleoni.

Lorenzo Ghiberti (1378-1455): Escultor, orfebre y arquitecto florentino. Empezó a destacar en 1401, cuando ganó el concurso, organizado por el gremio de comerciantes de la lana, para realizar dos puertas de bronce dorado para el Baptisterio de Florencia. Para ejecutar la obra necesitó de un gran taller en el que aprendieron algunos de los más importantes artistas florentinos como Donatello, Masolino o Ucello.

Florencia concedió un enorme valor a la apariencia de la ciudad como reflejo de su pujanza, de su poder y de su prestigio en las esferas italiana y europea.

Durante los siglos XIII y XIV, el gobierno impulsó decididamente la renovación arquitectónica de la ciudad. El patronazgo sobre estos grandiosos proyectos lo ejercieron los principales agentes económicos de la ciudad, los gremios. La Signoria les transfirió toda la responsabilidad sobre los grandes programas constructivos y, así, estimuló la rivalidad entre ellos. Esta competitividad acabó reflejándose en cada una de las obras a través de su tamaño y su espléndida decoración.

El control de cada gremio en cuestión era ejercido a través de una institución conocida como Opera. Los costes de uno u otro proyecto dependieron de los ingresos a los que cada gremio tuvo acceso; cuotas de inscripción, tasas e impuestos e, incluso, cuestaciones populares. En ocasiones, cuando la obra a realizar era de vital importancia para la ciudad, se llegaba a consultar a la ciudadanía antes de acometerla.

Dos fueron los grandes núcleos de la transformación de Florencia: el religioso, centrado en los proyectos de Baptisterio y Duomo, y el político que giraba en torno al Palazzo della Signoria.

MUSEO DE REPRODUCCIONES
Iglesia del Corazón de María
San Francisco, 14 BILBAO
www.museoreproduccionesbilbao.org