Bilbao International Logo

ART CITY

La apuesta por el Arte está muy vinculada al cambio de modelo de desarrollo urbarno y económico de Bilbao. No sólo el Museo Guggenheim con capacidad para atraer las muestras más sofisticadas del arte contemporaneo, también el Museo de Bellas Artes que se ha renovado espectacularmente y la Fundación Bilbao Arte, estan impulsando programas para la producción y difusión del arte a todos los niveles.

Entrar

ARTE EN LA CALLE

Pasear por Bilbao es disfrutar de un auténtico museo al aire libre.

Artistas como Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Miquel Navarro, Manolo Valdés, Jeef Koons, Luis Borgoise, Vicente Larrea, etc. han dado rienda suelta a su creatividad y ofrecen una nueva dimensión a diversos espacios urbanos de la ciudad.

Entrar

MOBILIARIO URBANO

Bancos, papeleras, alcorques, luminarias, bolardos, paradas de autobus, señalética...

En esta sección iremos descubriendo los elementos urbanos que identifican la ciudad y que muchas veces pasan inadvertidos.

Entrar

BILBAO DESIGN

El concepto de diseño es muy amplio. Tanto, que en ocasiones la barrera con el arte u otras disciplinas artísticas es muy difusa.

Esta sección pretende ser un cajón de sastre con contenidos que tienen el diseño como leitmotiv.

Entrar

Bilbao Art District

Nace Bilbao Art District, una iniciativa conjunta de las galerías, museos y agentes artísticos más importantes de la ciudad, que cuenta con la participación, el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia.

Entrar

10/02/2013

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

Museo Guggenheim Bilbao

Historia

La importancia de la creación del Museo Guggenheim Bilbao va mucho más allá de una cuestión artística. Sin riesgo de exagerar, podemos afirmar que para la historia de nuestra ciudad el Museo Guggenheim Bilbao ha marcado un antes y un después y que la génesis, creación y evolución de lo que se ha dado en llamar “efecto Guggenheim” será materia de estudio en las aulas de nuestras escuelas en un futuro inmediato.

Todo comenzó a comienzos de los años noventa cuando, en plena crisis económica y en el contexto de un Bilbao postindustrial en el que urgía un cambio de rumbo, los responsables institucionales de nuestra ciudad se debatían en el contexto de la necesidad de establecer en la ciudad un proyecto que hiciera de tractor económico, cultural e incluso vital. Esta necesidad coincidió con el establecimiento de un nuevo modelo de expansión en el seno de la Solomon R. Guggenheim Foundation, por el cual se decidió la creación de dos nuevos museos en Europa. Estos fueron el Deutsche Guggenheim, en Berlín y el Museo Guggenheim Bilbao.

En un principio, la idea principal fue la de la rehabilitación de la Alhóndiga para la creación del nuevo museo. Sin embargo, pronto se desechó la idea, ubicándose el proyecto en la ribera de la ría del Nervión, junto al Puente de La Salve, un elemento fundamental del paisaje de la ciudad.

Para la elección del proyecto arquitectónico que albergaría el Museo, se creó un concurso en el que participaron los estudios de los reconocidos arquitectos Frank Gehry (EE.UU.), Arata Isozaki (Japón) y la Cooperativa Himmelb(l)au (Viena), formada por Wolf Prix y Helmut Swiczinsky, en el que resultó ganador el primero, con un proyecto de una espectacularidad arquitectónica indudable que fue presentado en febrero de 1993.

Ocho meses después, el 23 de octubre de 1993 se realiza la ceremonia de colocación de la primera piedra del Museo, con lo que comienzan las obras. A partir de ese día y durante cuatro años, el paisaje bilbaíno fue matizado con una estructura que día a día iba creciendo en sus sinuosas formas que despertaron la curiosidad de todos los que a su lado pasaban, anticipando de esta manera el éxito en ese momento insospechado que el edificio tendría.

El Museo se inauguró al público oficialmente el 19 de octubre de 1997. Desde el primer día, las expectativas se vieron desbordadas, siendo unánime tanto el apoyo popular de la ciudadanía vasca – para la que el Museo se convirtió en un símbolo de cambio -, del turismo y de la crítica arquitectónica.

Hoy, más de una década después de su inauguración, nadie duda del éxito a todos los niveles que la creación del Museo ha supuesto.

Páginas: