Bilbao International Logo

ART CITY

La apuesta por el Arte está muy vinculada al cambio de modelo de desarrollo urbarno y económico de Bilbao. No sólo el Museo Guggenheim con capacidad para atraer las muestras más sofisticadas del arte contemporaneo, también el Museo de Bellas Artes que se ha renovado espectacularmente y la Fundación Bilbao Arte, estan impulsando programas para la producción y difusión del arte a todos los niveles.

Entrar

ARTE EN LA CALLE

Pasear por Bilbao es disfrutar de un auténtico museo al aire libre.

Artistas como Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Miquel Navarro, Manolo Valdés, Jeef Koons, Luis Borgoise, Vicente Larrea, etc. han dado rienda suelta a su creatividad y ofrecen una nueva dimensión a diversos espacios urbanos de la ciudad.

Entrar

MOBILIARIO URBANO

Bancos, papeleras, alcorques, luminarias, bolardos, paradas de autobus, señalética...

En esta sección iremos descubriendo los elementos urbanos que identifican la ciudad y que muchas veces pasan inadvertidos.

Entrar

BILBAO DESIGN

El concepto de diseño es muy amplio. Tanto, que en ocasiones la barrera con el arte u otras disciplinas artísticas es muy difusa.

Esta sección pretende ser un cajón de sastre con contenidos que tienen el diseño como leitmotiv.

Entrar

Bilbao Art District

Nace Bilbao Art District, una iniciativa conjunta de las galerías, museos y agentes artísticos más importantes de la ciudad, que cuenta con la participación, el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia.

Entrar

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

Selecciones de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao II

Info: Museo Guggenheim Bilbao

El Museo Guggenheim Bilbao presenta Selecciones de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao II , la segunda exposición de un ciclo iniciado en 2009, que se desarrollará hasta el año 2012, y que tiene como objetivo mostrar al público una selección de obras de la Colección del Museo, contextualizándolas y facilitando así una visión detallada del enfoque de la Colección.

La muestra, comisariada por Petra Joos, Directora de Actividades Museísticas del Museo Guggenheim Bilbao, profundiza en la obra de una serie de artistas europeos que irrumpieron mediante diversas expresiones artísticas en la escena ideológica, económica, social y política que regía el mundo en las décadas de los setenta y ochenta y originaron un interesante debate artístico.

La presentación se inicia en la sala 103 con dieciséis lienzos de Georg Baselitz (Deutschbaselitz, Alemania, 1938), que conforman su obra La señora Lenin y el Ruiseñor (Mrs. Lenin and them Nightingale, 2008) y que se muestran por primera vez en el Museo desde su reciente incorporación a la Colección Propia. Georg Baselitz es uno de los creadores europeos más destacados del panorama artístico tras la Segunda Guerra Mundial y una de las referencias indiscutibles de los artistas de las generaciones más recientes.

Su originalidad creativa arranca a finales de los sesenta, cuando comenzó a invertir las figuras de sus obras con el objetivo de dar la vuelta al objeto de la mirada para estudiarlo de nuevo, en un gesto que supone la inversión de las reglas tradicionales de la composición. En los años setenta introdujo como técnica la pintura con los dedos, y, más tarde, con los pies, en un compromiso con la imagen, no solo mental o espiritual, sino como producto de la acción del cuerpo.

La obra La señora Lenin y el Ruiseñor presenta el mismo esquema compositivo en los dieciséis lienzos: la imagen de los dictadores Lenin y Stalin representados boca abajo y sentados el uno junto al otro. Esta composición tiene su origen en el célebre retrato de Otto Dix Los padres del artista II (Die Eltern des Künstlers II , 1924). Como en muchas de sus obras, Baselitz escoge momentos concretos de la historia del arte y los reinterpreta; en este caso, representa a los dictadores Vladimir Il’ich Lenin y Josif Stalin, con un objetivo claramente crítico. El primero es retratado como “la señora Lenin”, con faldita y zapato de salón, en alusión a su inclinación a utilizar disfraces; y el segundo, como “el ruiseñor”, por su conocida gran voz y su afición por la poesía. Aquí, Baselitz también hace mención a un poema del escritor alemán Johannes R. Becher (1891–1958), en el que describe a Stalin como un “ruiseñor”..

Cada uno de los dieciséis lienzos ostenta un título individual, construido con juegos de palabras y frases enigmáticas y que hace referencia a artistas modernos y contemporáneos, como Cecily Brown, Jake y Dinos Chapman, Tracey Emin, Philip Guston, Damien Hirst, Anselm Kiefer, Willem de Kooning, Jeff Koons y Piet Mondrian, entre otros.

Selecciones de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao II continúa en la sala 105 con las obras de seis artistas representativos del amplio espectro de posiciones artísticas y políticas surgidas como reacción al convulso período de posguerra: Christian Boltanski, Anselm Kiefer, Jannis Kounellis, Richard Long, Gerhard Richter y Francesc Torres. Gerhard Richter y Anselm Kiefer complementan extraordinariamente a Baselitz en su exploración como representantes del arte alemán de la segunda mitad del siglo XX. Gerhard Richter (Dresde, Alemania, 1932) investiga la realidad como si fuera un vasto archivo de imágenes con significados y lecturas muy diferentes, a través de una extensa y variada producción que incluye pintura, escultura, fotografía e instalación. Marina (Seestück , 1998) es un inmenso paisaje marino donde se desdibujan los límites entre la fotografía y la pintura.

Por su parte, Anselm Kiefer (Donaueschingen, Alemania, 1945) creció siendo testigo de la devastación de la guerra, así como de la posterior reconstrucción de su país. Sus obras Tierra de los dos ríos (Zweistromland, 1995) y Las célebres órdenes de la noche (Die Berühmten Orden der Nacht , 1997) son ilustrativas de cómo en su práctica el artista mezcla elementos heredados de su cultura natal con temas universales como la historia, la mística y la espiritualidad.

Otros cuatro artistas europeos del mismo período completan esta segunda presentación de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao. A finales de los sesenta, Jannis Kounellis (El Pireo, Grecia, 1936), que alcanzó su madurez artística en Italia, llegó a la conclusión de que la sociedad europea de posguerra carecía de formas estéticas adecuadas para reflejar la fragmentación de la civilización contemporánea. En su obra Sin título, 1988, conviven elementos orgánicos e industriales en una suerte de confrontación poética entre naturaleza y cultura.

El trabajo de Richard Long (Brístol, 1945) tiene su origen en sus largas caminatas a la deriva por tierras agrestes; estas experiencias en la naturaleza las traslada, posteriormente, a esculturas y dibujos de barro o piedra. En Círculo de Bilbao (Bilbao Circle, 2000), compuesta por fragmentos de pizarra de la histórica cantera de Delabole, en Inglatera, el espectador puede revivir en las sala el deambular del artista rodeando la escultura.

En su obra, Francesc Torres (Barcelona, 1948) reflexiona sobre la historia, la memoria y la condición humana. La instalación multimedia Demasiado tarde para Goya (Too Late for Goya ), 1993, consta de proyecciones en vídeo de escenas de seis acontecimientos políticos del siglo XX: la Revolución rusa (1917), el ascenso el poder de Hitler (1933), la Conferencia de Yalta (1945), la proclamación del Estado de Israel (1948), la guerra de la independencia de Argelia (1963) y el ascenso de Gorbachov (1985). Este material dialoga con pasado y presente, a través de una reproducción de un grabado de Goya y de un monitor de televisión emitiendo la señal en directo del canal CNN. Una escultura de un chimpancé completa la escena a modo de testigo mudo.

Por último, Christian Boltanski (Paris, 1944) viene trabajando desde finales de los sesenta en instalaciones que exploran la capacidad de la fotografía para trascender la identidad individual y actuar como memorias culturales compartidas. La obra Humanos (Humans ), 1994, se compone de más de mil cien imágenes de personas re-fotografiadas de periódicos, archivos policiales y álbumes familiares. Dispuesta en un habitáculo tenuemente iluminado con bombillas que cuelgan del techo, la obra evoca el íntimo ambiente de un memorial, apelando de manera insinuada al Holocausto u otras catástrofes del siglo XX.

Esta exposición brinda al espectador la oportunidad de visualizar, a través de obras de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao, el debate artístico de las décadas de los setenta y ochenta del pasado siglo en Europa, período de grandes transformaciones ideológicas, económicas, sociales y políticas que derivaron, en el terreno artístico, en una reflexión más íntima y personal sobre la existencia humana.

La Colección Propia del Museo Guggenheim Bilbao

Con la creación del Museo Guggenheim Bilbao se creaba un compromiso de forjar una Colección que, al tiempo que complementara los fondos artísticos de los demás museos de la Red Guggenheim (la Colección Permanente), tuviera sus propias señas de identidad y sus rasgos distintivos.

Así, la Colección Propia del Museo Guggenheim Bilbao cuenta actualmente con 113 obras representativas de 69 artistas que abarcan el período comprendido entre 1950 y la actualidad. En cuanto a su contenido, las obras pueden agruparse en cuatro grandes parámetros. El primero de ellos incluye obras maestras y singulares, es decir, piezas que han servido de referencia para otros artistas y
que se pueden considerar determinantes para el desarrollo de la Historia del Arte en la segunda mitad del siglo XX o que destacan por su marcado carácter de síntesis y culminación con respecto a la trayectoria creativa de un artista, como Rayo iluminando un venado (Blitzschlag mit Lichtschein auf Hirsch), 1958–85, de Joseph Beuys.

La segunda categoría se refiere a la presencia de conjuntos de obras representativas de determinados artistas, que funcionan a modo de compendios de sus trayectorias creativas. Tal es el caso de Anselm Kiefer.

El arte vasco y español tiene una especial presencia en la Colección y en la política de adquisiciones del Museo. Así, de las 113 piezas de la Colección, un tercio son obra de artistas vascos y españoles pertenecientes a diferentes generaciones; desde la más madura, representada por Eduardo Chillida, Antoni Tàpies, Jorge Oteiza o Antonio Saura; pasando por una generación intermedia a la que pertenecen Cristina Iglesias, Susana Solano, Juan Muñoz o Txomin Badiola, hasta jóvenes artistas que se han afianzado a lo largo del último decenio, como Ibon Aranberri, Asier Mendizabal o Itziar Okariz.

Finalmente, en la Colección Propia del Museo destacan las obras de ubicación específica, es decir, piezas creadas expresamente para ser expuestas en los espacios del Museo Guggenheim Bilbao teniendo en cuenta la extraordinaria singularidad arquitectónica del edificio. A esta categoría pertenecen piezas como Instalación para Bilbao (Installation for Bilbao, 1997) de Jenny Holzer, o la gran instalación escultórica de Richard Serra titulada La materia del tiempo (The Matter of Time, 1994–2005.)

Fecha inauguración: 15 de noviembre de 2011
Comisaria: Petra Joos
Ubicación: Salas: 103 y 105