Bilbao International Logo

ART CITY

La apuesta por el Arte está muy vinculada al cambio de modelo de desarrollo urbarno y económico de Bilbao. No sólo el Museo Guggenheim con capacidad para atraer las muestras más sofisticadas del arte contemporaneo, también el Museo de Bellas Artes que se ha renovado espectacularmente y la Fundación Bilbao Arte, estan impulsando programas para la producción y difusión del arte a todos los niveles.

Entrar

ARTE EN LA CALLE

Pasear por Bilbao es disfrutar de un auténtico museo al aire libre.

Artistas como Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Miquel Navarro, Manolo Valdés, Jeef Koons, Luis Borgoise, Vicente Larrea, etc. han dado rienda suelta a su creatividad y ofrecen una nueva dimensión a diversos espacios urbanos de la ciudad.

Entrar

MOBILIARIO URBANO

Bancos, papeleras, alcorques, luminarias, bolardos, paradas de autobus, señalética...

En esta sección iremos descubriendo los elementos urbanos que identifican la ciudad y que muchas veces pasan inadvertidos.

Entrar

BILBAO DESIGN

El concepto de diseño es muy amplio. Tanto, que en ocasiones la barrera con el arte u otras disciplinas artísticas es muy difusa.

Esta sección pretende ser un cajón de sastre con contenidos que tienen el diseño como leitmotiv.

Entrar

Bilbao Art District

Nace Bilbao Art District, una iniciativa conjunta de las galerías, museos y agentes artísticos más importantes de la ciudad, que cuenta con la participación, el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia.

Entrar

16/06/2014

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Bookmarks
  • Yahoo Bookmarks
  • Menéame
  • E-mail

El Museo de Reproducciones clausura este domingo la exposición sobre el renacimiento florentino

El Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao, dependiente de la Diputación Foral de Bizkaia y del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao, clausura este domingo 22 de junio la exposición temporal “Vía Renacimiento/Florentzia. Eskultura”, que se adentra en uno de los momentos más fructíferos del arte europeo: el Renacimiento europeo.

Apoyándose en los grandes escultores florentinos de los siglos XV y XVI, la muestra ha ofrecido una visión de los cambios artísticos que trajo consigo el Renacimiento y que sentaron las bases de muchos de los aspectos del arte europeo posterior.

Las reproducciones del San Jorge de Donatello, los relieves de las Puertas del Paraíso de Ghiberti, el David del Verrocchio, las Cantorías de Donatello y Luca della Robbia o el Moisés de Miguel Ángel son algunas de las obras que se muestran hasta el domingo. Los relieves de las Puertas del Paraíso, junto al relieve de la Cantoría de Donatello, el retrato de Niccolò da Uzzano y la Dama del ramillete son obras cedidas por el Museo Nacional de Escultura para esta exposición temporal.

La exposición ha reunido 21 reproducciones de obras que se encuentran repartidas por instituciones como el Museo de la Opera del Duomo, el Museo Nacional del Bargello, las Capillas Mediceas o el Museo del Louvre.

La exposición del Museo de Reproducciones agrupa sus obras en torno al patrocinio artístico del primer renacimiento. En la Florencia del siglo XV, los patronos eran la base de la creación artística. Toda obra se elaboraba, bajo encargo, con una intención expresa. El arte proporcionaba al público referencias visuales de los valores que regían la sociedad, tanto los terrenales como los espirituales.

Los comitentes, responsables de los encargos, se involucraban enormemente en cada uno de los proyectos, especialmente en los más importantes. Ellos fijaban los temas, los formatos, los materiales y, en algunos casos, incluso el estilo y la forma. Se podría decir que muchos de ellos tuvieron un papel equiparable al de los grandes artistas en la creación del arte del Renacimiento.

Durante el siglo XV, unas pocas familias florentinas reunieron en sus manos la superioridad política y económica que posibilitaba la creación artística. Los más ricos se situaban a la cabeza de los gremios más pujantes. Esto les otorgaba la facultad de ostentar los principales cargos políticos y, consecuentemente, les convertía también en los más poderosos de la ciudad. Fueron estos pocos los protagonistas del panorama artístico del Renacimiento florentino.

El patronazgo artístico tenía dos vertientes, la pública y la privada, ambas encarnadas por las mimas personas. El patrocinio público se ejercía a través de las grandes instituciones de la ciudad; el gobierno, es decir, la Signoria y los gremios, llamados Artes. El privado quedó, directamente, en manos de los líderes de las familias florentinas más notables, como los Medici, los Strozzi o los Rucellai, los mismos que ostentaban los puestos más importantes del gobierno.